Camino Quotes

Authors: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Categories: A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
camino-camino-en-el-tamantildeo
has-recorrido-un-largo-camino-y-no-lo-sabes-tienes-un-largo-camino-por-recorrer-y-se-sabes-lo-que-eso-significa-idries-shah
nunca-podemos-juzgar-la-vida-de-los-demes-porque-cada-uno-sabe-de-su-propio-dolor-y-de-su-propia-renuncia-una-cosa-es-suponer-que-uno-este-en-el-camino-cierto-otra-es-suponer-que
la-infidelidad-es-un-camino-sin-retorno-vera-scarlett
el-camino-mes-fecil-no-es-siempre-el-mejor-tuesday-lobsang-rampa
el-velo-rasgo-mi-camino-abrio
y-no-alumbras-el-camino-a-encontrarte-en-el-cielo
caminante-no-hay-camino-sino-estelas-en-la-mar-antionio-machado
solo-el-10-sabe-lo-que-digo-el-otro-90-se-pierde-en-el-camino-kinto-sol
tu-ests-mitad-de-camino-si-tu-crees-en-tus-sueos-scottie-somers
nunca-llegares-la-meca-porque-te-encuentras-en-el-camino-samarcanda-idries-shah
sin-un-centavo-me-sentia-un-hombre-de-exito-el-destino-me-pinto-el-camino-ricardo-arjona
voy-rezarle-mi-cristo-para-que-te-cuide-y-que-en-tu-camino-no-encuentres-maldad-alejandro-fernandez
temo-que-nunca-llegares-la-meca-pues-estes-en-el-camino-hacia-el-turquesten-idries-shah
i-said-i-wanted-to-strap-guns-on-el-camino-when-i-brought-it-up-at-meeting-they-said-great-i-realized-theres-no-adult-in-room
puede-que-hayas-olvidado-el-camino-mas-aquellos-que-vinieron-antes-no-se-olvidaron-de-ti-bahauden-naqshband-de-bujare-idries-shah
los-viajes-por-el-camino-del-recuerdo-nunca-son-buenos-cuando-se-este-deprimido-stephen-king
when-i-was-younger-man-had-life-i-owned-el-camino-pickup-in-70s-it-was-real-sort-southern-deal-i-had-astroturf-in-back-william-j-clinton
ni-siquiera-el-hombre-ms-fuerte-puede-subir-la-monta-ms-alta-sin-ver-caido-unas-cuantas-veces-en-su-camino-la-cima-del-mundo-scottie-somers
el-camino-hasta-aque-no-ha-sido-fecil-perseverancia-coraje-lucha-impenitente-resistencia-fe-en-mi-mismo-exigencia-soledad-esto-solo-acaba-de-comenzar-fernando-gonzelez-y-lozano
trata-este-mundo-como-yo-como-un-caminante-un-jinete-que-se-detiene-la-sombra-de-un-erbol-por-un-tiempo-y-luego-prosigue-su-camino-idries-shah
debere-ser-rico-para-tener-una-secretaria-la-que-dictar-mientras-camino-porque-las-mejores-ideas-se-me-ocurren-siempre-cuando-estoy-lejos-de-la-mequina-henry-miller
walking-camino-de-santiago-taught-me-wonders-physical-challenge-wonders-spiritual-freedom-wonders-baby-powder-christy-hall
sonidos-de-araeazos-see-suena-como-si-ella-aen-estuviese-viva-alle-abajo-tratando-de-abrirse-camino-con-las-ueas-hasta-la-tierra-de-los-vivos-eso-parece-stephen-king
estaba-en-mexico-sin-un-centavo-me-sentia-un-hombre-de-exito-mexico-uoh-mexico-ouh-el-destino-me-pinto-el-camino-que-me-trajo-hasta-aqui-ricardo-arjona
sentencias-de-los-khajagan-rudbari-corazon-corazon-es-un-medio-esencial-para-transmitir-los-secretos-del-camino-idries-shah
la-oportunidad-llama-el-miedo-poco-poco-se-establece-el-cambio-no-es-tu-fuerte-el-miedo-no-te-invade-al-recorrer-el-camino-por-dios-te-ha-concedido-vivir-un-nuevo-d-scottie-somer
aunque-somos-libres-para-elegir-nuestro-camino-debemos-aceptar-que-los-demas-tambien-son-libres-para-hacer-lo-mismo-alyson-noel
algen-de-ires-andando-por-el-camino-y-oires-o-veres-algo-con-toda-claridad-y-pensares-que-eres-te-la-que-este-pensando-una-imagen-pensada-pero-no-es-cuando-tropiezas-con-un-recue
prefiero-entenderte-verte-escapar-quedate-en-mi-camino-prefiero-escucharte-no-verte-mas-quedate-hablar-conmigo-hash
whats-up-with-your-hair-i-ask-arent-you-worried-youll-be-spotted-by-angels-flying-above-with-all-that-blue-war-paint-says-dee-fastening-his-seatbelt-except-its-in-our-hair-instea
Mi abuela tene­a una teore­a muy interesante, dece­a que si bien todos nacemos con una caja de cerillos en nuestro interior, no los podemos encender solos, necesitamos, como en el experimento, oxe­geno y la ayuda de una vela. Solo que en este caso el oxe­geno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, meºsica, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y ase­ encender uno de los cerillos. Por un momento nos sentiremos deslumbrados por una intensa emocion. Se producire¡ en nuestro interior un agradable calor que ire¡ desapareciendo poco a poco conforme pase el tiempo, hasta que venga una nueva explosion a reavivarlo. Cada persona tiene que descubrir cue¡les son sus detonadores para poder vivir, pues la combustion que se produce al encenderse uno de ellos es lo que nutre de energe­a el alma. En otras palabras, esta combustion es su alimento. Si uno no descubre a tiempo cue¡les son sus propios detonadores, la caja de cerillos se humedece y ya nunca podremos encender un solo fosforo. Claro que tambien hay que poner mucho cuidado en ir encendiendo los cerillos uno a uno. Porque si por una emocion muy fuerte se llegan a encender todos de un solo golpe producen un resplandor tan fuerte que ilumina me¡s alle¡ de lo que podemos ver normalmente y entonces ante nuestros ojos aparece un teºnel esplendoroso que nos muestra el camino que olvidamos al momento de nacer y que nos llama a reencontrar nuestro perdido origen divino. El alma desea reintegrarse al lugar de donde proviene, dejando al cuerpo inerte...

Laura Esquivel
mi-abuela-tene-una-teore-muy-interesante-dece-que-si-bien-todos-nacemos-con-una-caja-de-cerillos-en-nuestro-interior-no-los-podemos-encender-solos-necesitamos-como-en-el-experime
Mi abuela tenia una teore­a muy interesante, dece­a que si bien todos nacemos con una caja de cerillos en nuestro interior, no los podemos encender solos, necesitamos, como en el experimento, oxe­geno y la ayuda de una vela. Solo que en este caso el oxe­geno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, meºsica, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y ase­ encender uno de los cerillos. Por un momento nos sentiremos deslumbrados por una intensa emocion. Se producire¡ en nuestro interior un agradable calor que ire¡ desapareciendo poco a poco conforme pase el tiempo, hasta que venga una nueva explosion a reavivarlo. Cada persona tiene que descubrir cue¡les son sus detonadores para poder vivir, pues la combustion que se produce al encenderse uno de ellos es lo que nutre de energe­a el alma. En tras palabras, esta combustion es su alimento. Si uno no descubre a tiempo cue¡les son sus propios detonadores, la caja de cerillos se humedece y ya nunca podremos encender un solo fosforo. Claro que tambien hay que poner mucho cuidado en ir encendiendo los cerillos uno a uno. Porque si por una emocion muy fuerte se llegan a encender todos de un solo golpe producen un resplandor tan fuerte que ilumina me¡s alle¡ de lo que podemos ver normalmente y entonces ante nuestros ojos aparece un teºnel esplendoroso que nos muestra el camino que olvidamos al momento de nacer y que nos llama a reencontrar nuestro perdido origen divino. El alma desea reintegrarse al lugar de donde proviene, dejando al cuerpo inerte...

Laura Esquivel
mi-abuela-tenia-una-teore-muy-interesante-dece-que-si-bien-todos-nacemos-con-una-caja-de-cerillos-en-nuestro-interior-no-los-podemos-encender-solos-necesitamos-como-en-el-experim
En estos momentos tuve una certeza fulminante: cada uno tene­a una 'mision', pero esta no pode­a ser elegida, definida, administrada a voluntad. Era un error desear nuevos dioses, y completamente falso querer dar algo al mundo. No existe­a ningeºn deber, ninguno, para el hombre consciente, excepto el de buscarse a se­ mismo, afirmarse en su interior, tantear un camino hacia adelante sin preocuparse de la meta a que pudiera conducir. Aquel descubrimiento me conmovio profundamente, este fue el fruto de aquella experiencia. Yo habe­a jugado a menudo con ime¡genes del futuro y soe±ado con papeles que pudieran estar destinados de poeta quize¡s, de profeta, de pintor o de cualquier otra cosa. Aquellas ime¡genes no vale­an nada. Yo no estaba en el mundo para escribir, predicar o pintar; ni yo ni nadie estaba para eso. Tales cosas solo pode­an surgir marginalmente. La mision verdadera de cada uno era llegar a se­ mismo. Se pode­a llegar a poeta o a loco, a profeta o a criminal; ese no es asunto de uno: a fin de cuentas, carece­a de toda importancia. Lo que importaba era encontrar su propio destino, no un destino cualquiera, y vivirlo por completo. Todo lo deme¡s eran mediane­as, un intento de evasion, de buscar refugio en el ideal de la masa, era amoldarse; era miedo ante la propia individualidad. La nueva imagen surgio terrible y sagrada ante mis ojos, presentido meºltiples veces, quize¡s pronunciada ya otras tantas, pero nunca vivida hasta ahora. Yo era un proyecto de la naturaleza, un proyecto hacia lo desconocido, quize¡ hacia lo nuevo, quize¡ hacia la nada; y mi mision, mi eºnica mision, era dejar realizarse este proyecto que brotaba de las profundidades. Sentir en me­ su voluntad e identificarme con el por completo.

Hermann Hesse
en-estos-momentos-tuve-una-certeza-fulminante-cada-uno-tene-una-mision-pero-esta-no-pode-ser-elegida-definida-administrada-voluntad-era-un-error-desear-nuevos-dioses-y-completame